Noche

Envuelta en el tiempo,
vigía de eternos secretos,
tallas madera y piedra.
Enciendes la antigua memoria
de la penumbra.
Cubres recuerdos
con vaivenes de mar.
Detrás de tu luna
se amparan los duelos.
Profundidad y misterio.
Entre tus negros,
sin brillo de estrellas,
renace el olvido
de cada día.

Ambos poemas pertenecen al libro AguaLuna
Gabriela Delgado-

Comentar