Aprendiendo

Aprende que nada es nuevo,
nada es único e indivisible.
Acepta que la fuerza de la idea
supere tu cuerpo y tu entorno,
que se aleje de ti, que te abandone,
que otros la reciban, la modifiquen,
le den otros colores, más bellos tal vez,
y aprende a mirarla desde lejos.
A la distancia, también para ti,
la idea realizada y avanzando,
tendrá fulgores distintos,
pero seguirá siendo como el pompón
delicado del panadero esfuerzo
del cardo.
Sembrando vida. Siendo historia y
futuro.
Hay que darle cuerpo a la noble idea
que no tiene cálculos mezquinos
que da un lugar a los otros
para que el avance sea el palpitar
de muchos corazones esperanzados.
En mi mano se acurruca una idea.
¿Y si hacemos un barrilete para que vuele
y la vean?

Olinda de Walsamakis (partió en abril de 2001)
María Teresa Dittler-

Comentar