Te extraño

Hoy te extraño, quiero beber de tu fuente

que destile miel sin maldad en la necesidad.

Deseo reirme contigo, oir tu sabiduría seductora,

inteligente, cual botín atesorado por los piratas.

Nada es igual a ti con tu luz y tu sello de lluvia,

tu corazón no acumula el rencor,

solamente gratitud, amor y vertientes.

Eres el refugio de lo verdadero de la vida,

mi oido te escucha, mi boca te nombra,

mi alma se oprime por volver a ser

tu rayo sublime que anida en mi pecho,

tu canto bendito se plasma en mi sangre.

Un ángel me dijo que anhelas mis pasos,

mi aliento, mi grito y todo mi ser.

Me cubre un pesado turbante de espinas,

te pido disipes mis penas…

borres mis vacíos con tu candor de luz…

Soberana de mis besos mi vida te pertenece,

quiero hundirme en tus entrañas cósmicas,

beber de tu fuente de agua y de fuego.

Quiero andar tus caminos de sueños,

respirar tu tiempo de truenos y lluvias,

tu torre de tierra de poderes llena,

en encontrar tu estrella, tu piel de humedad;

regálame un cielo con bondad de lirios,

rescata mis ojos fieles a tu piel.

A María Ofelia Gallero

Teodoro-

Comentar