Rosario

La tumba reveló el secreto,

ella ya estaba muerta

para seguir ocultando.

La nieve no pudo taparlo ese día

en medio de la cortina de copos

Rosario descubrió la foto

y supo el nombre de su padre.

La parca fue su aliada

la amiga que le enseñó el camino

que la vieja con su muerte

dejaba despejado.

Rosario está serena

se ha puesto muy bonita

cuando sale en bici

mira el colorado de la puesta del sol

tras el cerro de la costa

y se deja estar soñando

en Alpamicuna.

Del libro Sol Alto

Graciela Pernasetti-

Comentar