Cansancio

Otro domingo perdido

en fulgurante penumbra

como lluvia de plomo

de su largo exilio cayendo.

Y nada más por decir

a los otros desta senda

del asco y la nada.

De la vida cansancio;

de haber arrastrado

este cuerpo, esta voz

por los días de los días.

Este nunca saber cansa

y las plegarias entre todo

cansan. Su filosa daga

hunden aquí las palabras

hasta el fondo

de los fondos

desta infinita

y recurrente

pesadilla.

Alejandro Drewes-

Comentar