Y si me bebo el veneno

y si me bebo el veneno

si no lloro más…

dejo en paz esos diabólicos fantasmas que se ensañan conmigo

y vuelven

destripándome,

esas flores envenenadas que supe comer

para destripar la noche

soy de fuego pero me incendio

aunque me apasione correr entre caballos y balas de goma

no resisto la ponzoña de una vampira chupadora,

me aprisiono entre falsos idiomas

nunca termino de entender esa cruel verdad

pero mientras tanto…..banderas rojas

y el dolorido grito de los apaleados me encienden

no debo envenenarme hoy al menos.

Juan Antonio Borges-

Comentar