Concierto

Un perfecto sexteto musical.

Cinco sentidos dando tonos,

a la entrega del placer por amor.

El oído

acunado en palabras suaves.

El gusto

halagado por sabores.

El olfato

acariciado por los perfumes del cuerpo.

El tacto

entibiado en el recorrido de piel estremecida.

La vista

fijando contornos y declives.

El sexo

dirigiendo con armonía.

Sin p√ļblico, sin directores.

Solo dos participantes,

gozando acordes interminables.

Elsa Hufschimid-

Comentar