Poemas

Horas sin plagio

Se estremece el ojo de la tarde,

cuando alguien anda arbolando

el canto de los ocres,

y mientras maduran

las últimas fogatas del verano,

algo anda tratando de explicar

como en el íntimo orden de un cuento,

el tiempo no sabía disimular sus apuros

ya había impulsos

y cartas de hojas

trayendo otoños…

Raquel Piñeiro Mongiello-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *