Poemas

Aquella tarde…

Aquella tarde

nunca fue mía

porque hubo golpes

reprimiendo el cansancio

tardío del hambre.

Busqué reposo

en la enagua de tu vientre

pero habías partido

a seguir la lucha

republicana de tus senos.

Y quedé solo

a destiempo

como una contienda

sin palabras.

Cuando volví

yo

apenas si recordaba

quien era

si es que alguien fui

aquella tarde

que nunca fue mía.

Raúl Pérez Arias-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *