Poemas

A las tres de la tarde

A las tres de la tarde,

en la vieja terminal de ómnibus,

la música que sale de los altavoces

tiene la estricta monotonía de las horas.

A las tres de la tarde,

en la vieja terminal de ómnibus,

la música que sale de los altavoces

tiene la estricta, sórdida monotonía de las horas.

A las tres de la tarde,

en la vieja terminal de ómnibus,

la música que sale de los altavoces

tiene la estricta, sórdida, fatal monotonía de las horas.

Poemas de El fin ya tuvo lugar

César Cantoni-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *