Poemas

A un perro muerto al costado de una ruta

A Alejandro Drewes

Sobre un costado y dócil

lomo, seco de aliento

esfumado en pastos

y lombrices

cede hacia el surco

su sedimento gris.

¡Oh, vida! pulso olvidado,

del cielo cae una brisa

sobre tu quietud lenta

y tus ojos miran

los ojos de la muerte.

Pero mi corazón me

lleva hacia ti

y no quiero ver

el semblante ocre

de alguien sin cruz.

Caminaría

en esta tristeza

buscando en las estrellas

una túnica, una pequeña nube

para tus ojos de pena.

Dejen que duerma,

tranquilo,

entre los cardos y los pastos,

tranquilo, el pequeño

hermano.

Poemas del libro El Musgo y la Calma

Amalia Mercedes Abaria-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *