Poemas

Ayer

Me camina por dentro un paraíso de otoño,

se deshojan mis ramas, se resquebraja la rosa

que entonces dejaba su fragancia.

Ya no se detienen sus manos en la aldaba

y con el silencio de las horas muertas

llegará el olvido.

Sin poder gritar; mi voz por nombrarte se estrella

como escarcha formando tu sombra,

el miedo crece en mi entorno y me deja al borde

de mi propio abismo…

Victoria Asís-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *