Poemas

Manuscrito y menguantes

Hablaremos de cantos

y otras flores escritas,

con anhelos pintados

o de letras marchitas,

de papel agostado

o de abriles sin citas.

De escrituras aladas

cuando tu voz crepita

en el cielo de tu alma

que aletea y me mira,

y anteayeres nocturnos

y la luna en vigilia.

Me demoro en tus ojos

mientras dure tu instinto,

cuando espante tu sangre

mojaré mis sentidos.

Duraré ese instante

de poemas erguidos.

Yo propongo un poema

que cantando se escriba

y que en claros de voces

sea tinta y ceniza;

que en azogues de otoño

abra en flor tu semilla.

Tu sonrisa me ensueña

con su tibia alegría,

como sol del invierno

que su luz avecina

arreboles y cielos

y el ocaso del día.

Quedarás en mis ojos

tierna, asaz, fugitiva,

me quedaré en tu sangre

con la luna ya herida.

Manuscrito y romance

y un prefacio de vida.

Manuscritos menguados

de una letra infinita,

calceolaria en los libros

entre página y citas,

y ese olvido hecho carne

que me esconde tu risa.

Aníbal Albornoz Ávila-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *