Poemas

Ojalá pudiera escribir

En mis manos caen gotas de rocío

y quedo contemplándolas,

sin saber en qué tiempos.

Anuncian densidades cercanas,

olvidos donde vuelven

amigos que amé,

escritos en caminos

con olores a pieles.

Nada tengo que olvidar.

En mis cuerpos

habita un minuto más.

Cuando no esté

no habrá recuerdos

acompañándome.

Marcas fugitivas en la arena.

A veces salgo exhausto a abrevar,

y voces como olas tibias

me envuelven

en mareas,

lunas y horizontes.

Cuando no quise beber el vino,

por no gastarlo,

se me agriaba en la copa.

El mundo vive fuera de mí,

y ya no indago

por insinuantes criaturas,

ni por quienes me preguntan:

¿a dónde te encaminas?

Quizá no sea tarde

y me aleje de sombras,

vuelva con la próxima lluvia

a caminar por la ciudad,

acostumbrado

a la densidad de la tierra,

y ojalá pueda escribir.

Jaime Icho Kozak-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *