Poemas

La noche es un pan duro

desde la noche del dolor yo y nosotros estuvimos ahí

en ese pozo ambulante

desbocado reloj que es tu vientre

ahí, el pulso llega hasta la pleamar de la náusea;

interpela el canto de Dios tu desvelo,

como si Él hubiese hecho algo todos los días

de ese fugaz paraíso

salimos sin pudor, como animales hidrocéfalos,

aprendemos otros nombres,

y las infinitas versiones del error y del castigo.

Alfredo Luna-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *