Escrache

El gusano se preocupa por su casa,

de los tomates en la puerta

y los huevos en las paredes.

Lee en su ventana la palabra asesino

y le indigna que le ensucien el cristal.

Él tiene un balcón a la calle,

nietos corriendo en su living,

mira televisión,

lee la Biblia, se acuesta temprano.

El gusano ríe,

mientras niños sin nombres

lloran ausencias.

Del libro Desde todos los costados

Gustavo tisocco-

Comentar