Niñez sin niñez

(a todos los niños del mundo)

¿Dónde está tu rostro niño?

¿Dónde la inocencia en ojos azabache?

Veo tus mejillas sucias

por el llanto y el frío descarnado.

Veo almohadas de baldosas

y colchones de cartón ennegrecido,

y veo harapos, muchos harapos

que cobijan tu cuerpo

sin destino.

¿Dónde están tus sueños, niño,

y dónde el porvenir sin ilusiones?

Tu corazón late distancia

y tu mente,

aún sin concreciones,

se presta a juegos

con revólveres y asaltos

para satisfacer

a gentes que exigen tu obediencia.

¿Dónde está tu rostro niño?

Tal vez metido en una bolsa

para crear noches,

con viajes placenteros,

sin un camino de vuelta.

Viene el invierno, niño,

y tus tripas sin calor

moverán la nada, acobardadas,

por su quehacer sin sentido.

Laura Beatriz Chiesa-

Comentar