Seré

Busco el elogio de la lámpara

cuando veo el día.

Abrazo los perfumes del incienso

en aquel viejo cofre donde sueñan los fetiches.

Miro los papeles escritos en la piedra

desde un amanecer

desde la pasión de mi cuerpo

que corteja las calles escarpadas.

En las torres erguidas

germinan las simientes de nuestra morada.

Por qué no creías en aquellos árboles con diademas.

No los abandonaré.

No tengan miedo.

Con los brazos del tiempo

estaré en la tierra prometida

y el mar me dará su éxtasis.

Seré la que oyó la música con el bosque.

Cristina Pizarro-

Comentar