Esqueleto de ceniza

Lo sé.

No habrá paraíso en mi esqueleto de ceniza.

El amor tiene un rostro invisible idéntico a todo.

Cómo escupe veneno la angustia imperfecta.

Cómo agita el aire con su largo dolor.

Pero hay calma en la blancura.

Sabe que viene un fulgor

de látigos que estallan.

Caerán secas las máscaras.

Es preciso aguardar

más quieto que el silencio

entre crímenes diminutos.

Intacto.

Damián Andreñuk-

Comentar