Alma cantarina

Suena la campana

con el mismo tañido

de mantillas y alas.

Es igual al alborozo

que regocijó mi infancia,

y que escuchó mi abuela,

la de mirada clara.

Es la que anunció los azahares

en una noche magna,

en que toda de blanco,

mi madre se casaba.

Repicaste

en las jornadas albas

y en cada amanecer

de alas nubladas.

¡Ay campana tañedora,

anunciadora rojigualda,

también cantarás

cuando se vaya mi alma!

Hilda Augusta Schiavoni-

Comentar