Poemas

Última mirada de Teresa

En esta soledad de paredes tan altas

apenas sos un nombre en el silencio

(entre tantos extraños) que imagino,

antes de aquellas plantas

dejadas de regar.

Sola y tan solo a solas mientras espero el tiempo

igual que una memoria sin futuro

digo cosas, te hablo

sintiendo que a tus manos ha llegado el invierno.

Porque dicen me dicen

que no voy a llevarte de regreso esta vez

que sólo soy la sombra en el patio nublado de tus ojos

donde termina el día que no tiene defensa

donde bajan la voz los visitantes

donde a nadie interesa, ahora, si te vas

con tus ojos vidriados ya sin verme.

José Antonio Cedrón-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *