II

Hay ángeles para todo

Están los que cuidan niños

los protege ancianos

los que hacen horas extras

cuando les tocan ebrios

Pero éste no encontró trabajo

Usa rasta

y su túnica es verde manzana

Él confía en la publicidad

reparte tarjetas

asegurando que el márketing

todo lo puede

en una de sus alas se puede leer:

joven para todo servicio”

y en la otra su e-mail

En verdad

ya no sé qué hacer con él

Mi madre

cree

que son míos

esos porros que aparecen por ahí

Myriam Leal-

2 comentarios

  1. Jacqueline dejó un comentario:

    Felicidades, una alegría ver un compatriota que ha llegado tan lejos en su campo. He comido en varios restaurantes suyos, y como persona solo le puedo dar un 10. Hace 11-12 años coincidí con el en un hotel de Madrid, cenaba él solo en la barra. Llegaba yo de Barcelona a cenar con mi familia y la cocina del hotel la habían cerrado, él lo vió y me ofreció parte de su cena que dijo que le sobraba. Un señor, ojalá todos tuviéramos la mitad de humanidad de él.

    30 marzo, 2018 a las 3:53 am

  2. 28 de marzo de 2018 : : Cronica Literaria dejó un comentario:

    […] II – Myriam Leal- […]

    3 abril, 2018 a las 11:55 pm

Comentar