Poemas

Cerrando el círculo

Todos partimos de algún lado

a desandar los sombríos

rincones

oliendo a destierro

con la camisa cansada

nos duelen los relámpagos

en los ojos

y el amanecer queda lejos

y el camino emociona

y las penumbras se estiran

como sueños.

En el andar hay risas

y hay sangre

y hay hombres de manos

sospechosas

y huellas profundas

en la piel

y sollozos de pájaros

y calles de luna abismal

y de un espanto sucio

en el olvido.

Todos partimos de algún lado

con el íntimo deseo

de cerrar el círculo

que ha llenado nuestro corazón

de palabras.

Ahora

Ahora

que mi cuerpo

está desnudo de tus manos.

Ahora

que mis ojos

no ven el deseo que lleva

el viento.

Ahora

que mis besos

despedazan el tiempo

a empujones.

Ahora

sin sosiego

mi corazón distraído

no canta.

Delgados vientos

Delgados vientos de la desesperación

pasan

y llevan a los rincones

los últimos despojos

de mí.

El aire de la siesta

trae lejanas voces

y no hay caballo veloz

ni pasado capaz

de tolerar la abierta

llama de la tarde.

Voy con el dorado rostro

donde el otoño

se oxida

buscando una única

y solitaria ternura.

Tal vez lo mejor sea

desandar el agua

porque el sucio olvido

espanta.

Carlos Norberto Carbone-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *