Poemas

Dolor

Me duele el cielo que delimita

los contornos de mi angustia.

Me devoran las gargantas inescrupulosas

del olvido.

Me someto al desarraigo de mi especie

porque yo, apenas proyecto una sombra

en línea recta hacia el abismo.

Estoy inconclusa y caen los andamios.

Me desintegro.

Me duele la piel. Me duelen las venas.

Perfección absurda de soledad y miedo.

Sueño abstracto de incendiarme

en los edenes prohibidos.

Fatiga y llanto.

Y un grito que desborda

en el instante mismo en que amanece.

Soy un espectro resucitándome

en las estaciones de mi muerte.

Elsa Florit –

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *