Poemas

Cuelgo en los alambres del tiempo

el color de sus ojos

el perfume de su piel

los sueños, las esperanzas.

Y otra vez lo espero

sabiendo que su pasión es ajena

fruta encendida que huele a primera vez.

Mi bitácora inconclusa

no quiere albergar la palabra adiós

dejo mi vida con sus puertas de par en par

por si quisieras volver.

Victoria Asís

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *