Poemas

Poema dedicado

Hay en todo un rasgo tenso

un cierto tiempo de latencia

la mano en su breve agitarse

ya cada vez más distante. Digo

que hoy se ha hecho de pronto

la noche y conozco a cada uno

de los traidores, de frente a su rostro

las vetas de madera triste. Algo así

como un pliegue fuera de cuadro

en el manto de una madonna.

Cada vez más estrecho se torna el espacio

por donde han de pasar las palabras

a qué raro paraje la cruda luz entrevista

en el sueño se ha ido, como el agua se va

por el verde vientre de un ánfora rota. Hay

en cada cosa el doble grito roto del espejo.

Alejandro Drewes-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *