Poemas

Mi casa y mis palabras

Me empecino en leer con ojos limpios

los frutos de otras vidas: sólo voces

sin ilación, sólo ajeno lenguaje.

Lo que otro amó, yo lo odié; lo que odiaron

fue para mí una devoción. Ninguno

de nosotros escribió el mismo verso.

Con tal pan de mendigo aún me alimento

y no hay tiempo peor que el que va en blanco.

Pasaron días huérfanos de sílabas.

Lectura, amor primero: todo amor

fue tan distinto después de esos libros

en que fundé mi casa y mis palabras…

Guillermo Pilía-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *