Poemas

Mínima sentencia

Dónde se busca la piel

cuando la carne es un mito,

de qué fibra resucito

si mi cuerpo es de papel.

Para qué atar el cordel,

púrpura de la existencia,

al cráter de la apariencia

si su erupción me dispara

un vacío a contracara

como mínima sentencia.

Miroslaba Pérez Dopazo-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *