Poemas

Tarea

Hubo que hacer tantas cosas…

coser con hilos de aguacero

a los fantasmas rotos;

sacudir las cenizas depositadas en los muebles

hasta hacerlas levitar en polvo;

baldear los corredores donde el aire

llamando a maitines se retiró en silencio;

y correr las cortinas

que bailaban en las sombras.

Entonces los demonios

que hace tiempo esperaban detrás de las puertas

finalmente hicieron su tarea.

María Amelia Díaz-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *