Poemas

Amaneciendo

El astro rey asoma

su melena de albura

sobre la línea que estira

el horizonte.

Hay un manto de escarcha

en la alfombra invernal

de la mañana.

Sin embargo,

brillan perlas de rocío

en el rostro

del pasto madrugado.

Y yo,

noctámbula empedernida,

abro los brazos.

Respiro el aire puro.

Veo el camino

y doy gracias a Dios

porque al oeste,

a espaldas de mi frente

y de mí misma,

bosteza su cansancio

la oscuridad suicida

mientras se llena de trinos

y de luces

el largo silencio

de la noche.

Julia Burguener-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *