Poemas

Y luego huiste…

Estabas sentada allí con tu perrito

La soledad desarrolla

esas vistosas improntas de atuendos y disfraces

Te procuraste enseres necesarios

Camuflajes que disimulan tu apariencia.

Pretendes ver aun sin ser vista

Estar allí o aquí o en cualquier parte

Medir tus tiempos.

Te das licencias de ir y venir con albedrío

El bolso, lentes oscuros, sombrero pajizo, manta, libro

Y un perro que se te parece.

Forman parte del ajuar que te acompaña.

Llamaste la atención sin desearlo

La casualidad hizo el resto con premura

Ya pasó el alboroto armado por los perros

Después te fuiste y el espacio luce ahora

La desnudez de tu presencia.

Al no tener seguridad, firmeza resoluta

Al no estar afianzada en tu frágil apariencia

No fue posible aballar tu permanencia

Cargaste todo en tu autito y luego huiste…

Mirta del Cármen Gaziano-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *