Poemas

Un alambre desgarra mis brazos

Aquí,

se apoyan pájaros indiferentes.

Un nudo que ata los recuerdos

indicándoles que no se aparten,

hay huellas frescas todavía.

El espantapájaros sacó sus pies del limo,

camina por el surco,

busca el río,

aquella piedra,

el manojo de mies seca que le habla

de un tiempo

donde sus harapos tenían brillo de fiesta.

Un alambre desgarra mis brazos y deja al descubierto

estos huesos quebrados y el recuerdo

se hace arena.

Del libro Imaginando imágenes

Marta Julia Ravizzi-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *