Poemas

Escondido deseo

Quise ser brisa,

quise ser puerto,

quise ser mar…

Y en dulces estrofas

acompañar, tu alegre navegar.

Pero la brisa se volvió viento,

el mar en terrible tempestad

y el puerto rompió amarras

para mi barca naufragar.

No hubo truenos,

no hubo rayos,

la tierra no tembló

en su caminar.

Solo fue…

un deseo escondido

de ser luz,

fuente,

baile,

melodías…

en un sereno compás.

María Rodríguez-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *