Poemas

Desvelada

Voy trepando el sueño

luego la vigilia

y una luz en el horizonte

promete regresar.

Dimensiono añoranzas

buscándote en el silencio,

en las teclas de Gerber,

en la cicatriz del árbol

y en el cristal de una copa.

Amanece,

el sol me descubre

que frutece la arquitectura

de Dios

en todos los horarios.

Indiferente, la tierra,

sigue su curso

de raíces perdidas

junto a las que van naciendo.

-Y las teclas de Gerber

vigorizan nostalgias.

Betty Badaui-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *