Poemas

Ramita de olivo

Con pasos apretados

gastamos longitud de calles.

Los duelos cotidianos mudan la sonrisa.

Dos surcos caprichosos marcan el entrecejo

de tanto poner el iris

en escarlatas y objetos de zumbido.

Y la hora llega

cuando el esclavo interior

con soberbia de músculos

y cuerpo sudado

derrite el hielo llamado tiempo

que se escapa entre los dedos

indiferente altivo implacable

y nos deja

en la pobreza íntima de los finales

frente a la humildad del crucificado.

Poemas del libro Del otro lado del eclipse

Elsa Abate-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *