Poemas

todo ronda en la palabra…

todo ronda en la palabra…

cada árbol tiene nombre como tiene voz propia el canto

cada minúscula parte de un todo tiene nombre

tiene alma si al alma canta

Uno veía su estatura

y en los brazos crecían sus nidos.

En las anginas llamaba a Dios

porque no eran hombres.

(llamábamos milagro)

No quedan muchas cosas

en la memoria.

O tal vez queda todo.

Uno que llamaba a la fe

llamó a la paciencia de Dios.

Uno que aún en la derrota

cantaba,

que hoy de brazos mide el cuerpo grande

pequeño.

Uno quisiera morir lejano de lunas

entre sus brazos

y soñar posible entre sus ojos

arrullando futuro.

Por eso pronuncio

no apostarle a la vida

y que jueguen otros al luto

quienes lleven esclavos

en sus memorias.

A ellos, los míos,

les pertenece la continuada página del libro

que uno escribe bajo el sol fecundo.

O el destierro.

Ricardo Mastrizzo-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *