Poemas

Sopa de madre

En esa sopa juliana

convidada por octubre,

el Inti trozó el aroma

del laurel y la legumbre.

En el ofertorio de ollas

puso el sol de la ternura,

con su tracita de sombra

y el modal de la dulzura.

No he de olvidarme del Inti,

alcuza y sal por la tarde,

con su linaje de antiguo

haciendo sopa de madre.

Reverenciando a su pueblo,

sopa y pan lo fui escuchando,

su musiquita de quena

al trigo fue sazonando.

Sopas del Inti Huamani,

alma del hombre y verdura,

quizá esta simple alabanza

almuerce con su ternura.

Anibal Albornoz Ávila-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *