Poemas

Déjeme decirle

Amor

cobíjese en mi pecho

tibio

palpitante

pan caliente.

No hay caminos

En este pecho

senderito distinto

-aroma lila para la fina corteza de su vida-

que no es nido ni hallará tesoros

usted puede llorar

sin ser visto.

Amor

hay olor a lluvia

mezclado con el suyo.

Hay silencios. Hay signos

obstinados.

Bajo párpados húmedos

pupilas que titilan.

Buscan un sol

una estrella

un cometa.

Al niño.

Poemas del libro Del otro lado del eclipse

Elsa Abate-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *