Poemas

Nacimiento del Zonda

Nosotros, los hijos del Zonda

sobrevolamos junto a las hojas la sangre magnética

y en los sexos, la sed de las espigas antiquísimas,

apenas balanceadas,

apenas.

Nosotros, llevados por el viento

desde el centro de la plaza del pueblo

hasta los camposantos de las viejas aldeas

y desde ellos a nuestro corazón, aquí en el cuerpo.

Quizás fue movimiento

del cosmos inclinado

sumando sus diagonales con la masacre del infinito

para nacer sus hijos

así, tan nada o muerte, así,

ciegos de límite.

De Por el corazón de la tierra

Lucía Carmona-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *