Poemas

Dejemos los anillos…

Dejemos los anillos en su sitio

la gotera del baño, el esforzado sueño.

Escondamos la escoba, por favor

los trapos de cocina.

La borrachera diurna del vecino la borro

Tapo los viejos diarios con nuestro desarreglo

el tiempo del reloj y de los trenes.

Cerremos las cortinas, las ventanas

permitamos que llegue la penumbra

que nada entorpezca el volumen

de los cuerpos, las líneas de la boca.

Ahora la puerta.

Por último el buen ojo abrazado a tus vientos

y empezar a volar, aunque sea un momento:

no estamos para nadie.

Del libro Actas

José Antonio Cedrón-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *