Poemas

Pájaro de abrazo

Fuiste pájaro de abrazo y no lo sabes,

cuando los harapos del delirio

anclaron el coraje en los cristales.

Fue la tarde o la noche, no recuerdo,

que callaba estremecida uniendo soledades

la que me hizo arder en la penumbra

de tu amor entero.

No quise aceptar que en la mirada

ardían los leños de tu llama inextinguible

y tus proféticas manos aún cargadas de utopías

desplegaban estandartes con mi nombre.

Moríamos las muertes cotidianas

cuando el deseo cabalgaba en los portales,

por haber vivido a contramano

cuando el amor golpea,

porque eras el poema que surge en una lágrima

cuando los restos del amor disperso tambalean,

desflorando la raíz de la conciencia.

Te amé con el cuerpo y la palabra,

con la sorpresa en la piel, sin necedades,

con la tormenta queriendo absorber el fuego

en los suspiros de la fragua,

y después seguí con el corazón quebrado

deambulando cansancios en la tarde.

Rosa Lía Cuello-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *