Poemas

La tarde lenta

Tengo llenas las manos de sol y de perfume.

La tarde me devuelve tu invisible presencia.

Tu mirada me sigue, dibujando mi sombra.

Estás en el paisaje como un árbol de sueño.

Gotas de luz inquieta tiemblan entre las hojas.

Una columna fina de humo gris en el viento

está formando apenas el nombre del recuerdo.

De los libros Campanario de lluvia I y II-

Maruja Vieira-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *