Poemas

Pensamiento

Hay un lejano llanto y un suspiro

por tantas cosas, es decir la vida

que sobre el hombre sin cesar gotea.

Pero también se escucha una oración

de un alma buena que es igual al agua

bebida por el hombre atormentado.

Los astros nos observan silenciosos.

Sellada está la suerte de la mosca

que aquella araña cazará y la flor

de los rosales se ha de abrir entonces.

Un lobo de ciudad aúlla y sube

su triste aullido y otras veces baja

a los difuntos de color de polvo.

Con gracia una amarilla mariposa

se posa sobre un solo pensamiento:

“No teman porque yo he vencido al mundo”.

Delfina Acosta-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *