Poemas

Prudencia

Antes de abrir tu puerta… vacúnate, contra

la trombosis, los incautos y los ómnibus que no pasan.

Hoy puede que te aprieten tus zapatos, después de todo

es natural que el observatorio no anuncie

mundial estrechez de camisa,… y que todas esas calles

no tengan nada que ver con la belleza del mundo.

Antes de abrir la puerta imaginase que usted

no comprende nada porque acaba de nacer,

y aunque el amor está roto y oxidado,

usted tropieza con una mujer y se quita

sus zapatos y la camisa que tanto le aprietan,

y mirándola amorosamente a los ojos le pregunta:

¿de qué están hechas las mujeres… que se derriten

cuando les miro y les beso el ombligo?

Antes de abrir la puerta. deje por si acaso, sobre la cama

un desconocido retrato suyo, conviértase

en una imposible ciudad como si no existieran las gentes,

las calles y todas esas muchachas que la vida le prometió,

haga el amor… torpemente, mientras allá afuera

los hombres se devoran unos a otros.

Del libro Animal Urbano

Leonardo Zapata-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *