Poemas

Entre las nueve y las diez de la noche

Yo quería que amaneciera tarde,

me encerraba

en la idea

de quedarme hecho piedra

en un rincón del acontecimiento

inevitable,

pero antes de tener tiempo

para afirmarme en algo

ya estaba ahí

peleando con este problema

que significa salir a la calle

doblemente asustando

por lo falso y por lo triste

de tener la razón

en esperar el fracaso

de los sueños

que tuvo alguien igual a mí.

Solamente hoy

fui tan feliz

entre las nueve y las diez de la noche

cuando tocaba en una guitarra

una canción del viejo Salvatore.

Ya es medio día y pasa el tiempo,

pero no el dolor de cabeza.

Solamente ayer

fui tan feliz

entre las nueve y las diez de la noche

cuando veía una película

de hombres libres sin clases sociales.

Del poemario Los Silencios Bien Guardados

Jaime Villanueva Donoso-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *