Poemas

Vislumbre

No puede aún discernir con certeza

si esto es realidad o un engaño más

de un pretérito intento.

Ante tantas señales reunidas

y el incesante alboroto del mar

entró en él la imprevista nostalgia

de un feliz encuentro en un abril lejano

y revivió con pena un ruego inmerecido.

Hoy al cruzar un día de marítima calma

y libre ya de toda incógnita agresiva

siente una intacta imagen de los años

e imagina enternecido aquello

como si en ese instante sucediera.

Luego todo fue lleno de mar y sol y cielo

en el gualdo espesor de una mágica tarde

al mirar displicente los efímeros rastros

de titubeantes pasos dispersos por la playa.

Del libro Al mar dejo esta voz

Julio Bepré-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *