Poemas

Tiempo atrás

Y eso es todo:

una nueva mañana

deshecha en la turbia luz

de sus gasas, de alguien

el gesto que vanamente

llama. De tanto en tanto

acude la voz de los muertos

amados. El camino aquel

otra vez y la sombra muda

de los árboles: cansado

reposa el viajero que fui

entre la flauta del viento

y el ardor infinito

de las últimas hojas.

Alejandro Drewes-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *