Poemas

La última noche de Dorrego

Angustia de glicina,

dolor de la gramilla,

la boca del fusil

que espera y calla…

La hora es la señal

que aguarda entre los talas.

¿Habrá lunas y estrellas

o quizás la tormenta

anuncie el desatino?

Las dudas en creciente,

la Patria que se espanta,

memorias del amor…

Un patio y un aljibe,

el crimen sin olvido

el pueblo y la traición…

María Elisa Esain-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *