Poemas

La habitación cerrada

La habitación cerrada es mi condena.

Las palomas ausentes mi destino.

Escribo como un envenenarme.

Como quien se arroja ciegamente

al fondo de un profundo precipicio;

contra la luz encerrada en las ventanas.

Como quien hunde el cuerpo en alta mar

sin esperanza alguna de regreso.

Como un prófugo a través de la nada.

En cada verso dejo

el sedimento espeso de la sangre.

Me voy crucificando en cada sílaba.

Como un cuchillo inverso me penetro.

poema

balcón

abierto a los infiernos.

Poemas de El rostro prohibido

Sergio Barao Llop-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *