Poemas

Noticias

Conserva la costumbre de pensar frente al mar

olvidando el corazón opaco de la tierra.

También goza la plácida caída de una lluvia

y cree que no existe otro mar como el que mira.

Se aleja lentamente pero vuelve al sentir

la furia del oleaje contra toscas y arenas.

Recompuesto ante el paso ligero de una brisa,

recibe el milagro de una imprevista calma.

Porque los años se volvieron otros

bajo este azul cenit tan leve como un sueño.

Del libro Al mar dejo esta voz

Julio Bepré-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *